4 razones por las cuales la prensa es tendenciosa cuando se trata de Israel.

Entendiendo la insidiosa contribución de la prensa a la violencia.

por Rav Shraga Simmons

Para la mayoría de los observadores objetivos del conflicto árabe-israelí, Israel es claramente el elemento pacífico del conflicto, el cual se ve constantemente enfrentado a violentos ataques.

Entonces, ¿por qué la prensa suele entender tan mal lo que sucede, retratando los ataques palestinos y las inevitables respuestas israelíes como un “ciclo de violencia” o excusando a los asesinos de inocentes israelíes por su “frustración ante la ocupación”?

He aquí cuatro razones de por qué la prensa es tendenciosa cuando se trata de Israel:

(1) Favoritismo por el indefenso

Estudios sobre las competencias deportivas muestran que el 81% de la gente prefiere al indefenso. Los mismísimos Estados Unidos comenzaron siendo un indefenso grupo que peleaba contra el poderoso imperio británico, y las historias de indefensos —piensa en Rocky Balboa— han sido populares desde que David venció a Goliat.

¿Por qué tanto amor por el indefenso? Dado que todos los humanos perseguimos de manera innata la justicia, la considerable ventaja de uno de los lados genera que sintamos compasión por el otro. En otras palabras, si Israel tiene aviones de caza y los palestinos tienen resorteras, entonces Israel debe ser culpable.

Únete a Nuestro Newsletter

Pero en realidad, lo contrario es cierto: Israel es exitoso gracias a sus funcionales instituciones económicas, democracia y sistema legal. Por otro lado, los palestinos han despilfarrado miles de millones de dólares de ayuda internacional en armas, bombas y misiles (al tiempo que llenan los bolsillos de sus corruptos funcionarios).

Desde todo punto de vista, el estado de Israel —rodeado de naciones árabes que tienen 640 veces más tierra y 350 millones más de habitantes— ha desafiado espectacularmente todas las probabilidades. Sin embargo, la prensa manipula ese mismo éxito y lo transforma en un elemento negativo que le otorga favoritismo a los indefensos palestinos.

(2) Intimidación de los periodistas

¿Por qué el “culto a la muerte” palestino ha sido tan ignorado por la prensa mundial?

Para los occidentales, la libertad de prensa es un valor básico garantizado por ley que forma parte del ADN de la sociedad. Pero para los musulmanes radicales, los medios de comunicación son una herramienta de propaganda, y en ellos, una “nula tolerancia hacia las críticas” es forzada con violencia (toma como ejemplo lo sucedido con Charlie Hebdo).

En las zonas palestinas, los reporteros son amenazados si realizan reportajes que “no favorecen la causa palestina”. La organización Periodistas sin fronteras sitúa a la Autoridad Palestina en el lugar 163 de 173 en su “Índice de libertad de prensa” por “hacer caso omiso a la prensa y arrestar periodistas sin justificación alguna”.

Una larga lista de periodistas occidentales —de la BBC, Newsweek, Fox News, etc.— han sido secuestrados por rufianes palestinos. Con los ojos vendados y con armas en sus sienes, han sido forzados a denunciar a occidente y a convertirse al islam.

Estos atemorizantes pensamientos se cruzan por la cabeza de los periodistas, causando una autocensura subconsciente que favorece fuertemente al lado palestino. El ganador del premio Pulitzer, Thomas Friedman, describe como, al enterarse de que altos funcionarios palestinos querían verlo “inmediatamente” para discutir sobre su reportaje publicado en el New York Times, él “estuvo despierto toda la noche preocupado de que alguien se iba a escabullir a su habitación y le iba a volar los sesos”.

De acuerdo a Amnistía Internacional, los periodistas en áreas palestinas “admiten que practican la autocensura, ya sea modificando la forma en que reportan una historia o no reportando ni comentando sobre ciertos temas del todo”.

Mediante la fuerza bruta de la intimidación, las historias noticiosas que critican a los palestinos son borradas del registro. Y los consumidores de los medios nunca se enteran.

(3) Mensajes políticos

El gobierno y los medios de comunicación —los pilares del poder de una sociedad— suelen crear una narrativa común. Así que cuando el Departamento de Estado norteamericano se refirió a los eventos que ocurren en Israel como un “ciclo de violencia”, esto se vio reflejado inmediatamente en el comentario editorial del periódico New York Times, “El ciclo de violencia en Israel”.

Similarmente, el silencio de la ONU ante la incitación a la violencia por parte de Mahmoud Abbas (“toda gota de sangre que es derramada por Jerusalem es sangre limpia y pura para Allah”), le otorga a los medios de comunicación una licencia para simpatizar con los atacantes palestinos. Cuando un palestino asesinó a dos israelíes en Jerusalem y fue subsecuentemente reducido por las fuerzas de seguridad, la BBC publicó el siguiente titular: “Palestino asesinado luego de que ataque en Jerusalem deja dos muertos”.

Además, estos conductos funcionan conjuntamente: Los medios de comunicación dan forma a la opinión pública, lo cual determina en gran parte la política pública. Los políticos han sido famosos por formular declaraciones matutinas basadas en encuestas de opinión nocturnas. Así, con cientos de comentarios editoriales mostrando una equivalencia moral entre “agresor” y “víctima”, no es ninguna sorpresa que el Secretario de Estado norteamericano se haya rehusado a culpar a los palestinos por la reciente violencia, diciendo que “no voy a señalar culpables desde la distancia”.

Para los israelíes, este es un serio asunto de vida o muerte. El grado de apoyo de los líderes mundiales suele determinar cuánto es lo que Israel se tiene que defender a sí mismo. Como escribe Bret Stephens en el Wall Street Journal, “Los palestinos están en el medio de una campaña para acuchillar y asesinar a los judíos, uno a la vez. Eso es psicótico. Eso es malvado. Llamarlo menos que eso es servir de cómplice”. Por eso es que la prensa tendenciosa es tan letal.

(4) Antisemitismo

Durante toda la historia, desde que Abraham introdujo el mensaje monoteísta hace más de 4.000 años, los judíos han sido blanco de los antisemitas. De acuerdo a Bassem Eid, el prominente activista palestino de los derechos humanos, los medios de comunicación de hoy en día están “llenos de antisemitismo”, “odio”, y “rabia en contra de Israel”.

Qué otra cosa podría explicar el titular del respetado periódico inglés The Guardian que decía: “Israel simplemente no tiene derecho a existir”.

Lo hemos visto una y otra vez. Hace setenta y cinco años, cuando la humanidad hizo poco o nada por salvar vidas judías durante el holocausto, el New York Times reportó la aniquilación de 750.000 judíos húngaros mediante una pequeña nota en la página 12. De las más de 17.000 opiniones editoriales que fueron publicadas en el Times durante la Segunda Guerra Mundial, sólo cinco hicieron referencia a la judería europea. Otros medios siguieron la misma línea; archivos de la BBC muestran órdenes explícitas de no reportar sobre el Holocausto.

Hoy en día los medios también reducen la importancia del peligro que enfrentan los judíos. En medio de la reciente ola de apuñalamientos, disparos y atropellos intencionales en Israel, la BBC News dijo que los israelíes sufrían de “paranoia”, lo cual es definido por el diccionario como una psicosis caracterizada por delirios de persecuciones.

Algunos medios de comunicación han llegado incluso a culpar a los judíos por la violencia. Palabras como “genocidio” (periódico Evening Standard de Londres), “limpieza étnica” (programa 60 minutes de la red CBC), “criminales de guerra” y “estado apartheid” tienen su lugar en la prensa mundial. En una entrevista a la CNN, el líder turco Tayyip Erdogan afirmó que “cientos de cientos de palestinos” habían sido asesinados por Israel; el reportero de la CNN, Fareed Zakaria, no discutió aquella mentira.

El resultado es una absoluta alteración de la realidad, lo que Rav Jonathan Sacks llama “la gran mutación del antisemitismo”. Los judíos, que le enseñaron al mundo los ideales de “ama a tu prójimo como a ti mismo” y “todas las personas son creadas iguales”, son retratados ahora como los peores bárbaros del mundo.

Der Spiegel, la revista noticiosa líder de Alemania, relacionó las políticas israelíes con aquellas utilizadas por Hitler. “Legislador judío de Inglaterra: Las fuerzas israelíes están actuando como nazis”, proclamó un titular de la CNN. “Arabia Saudita relaciona ataque a Gaza con crímenes de guerra nazi”, declaró la AFP. Y el Irish Times afirmó que una operación antiterrorista israelí “se asemejaba de manera asombrosa al ataque contra el Gueto judío de Varsovia en 1944”.

Y para no ser menos, Tom Brokaw, periodista de la NBC, le preguntó al presidente Obama en el campo de exterminio de Buchenwald (minuto 4:07): “¿Qué pueden aprender los israelíes de vuestra visita a Buchenwald? ¿Y qué deberían estar pensando sobre la forma en que tratan a los palestinos?”.

Hoy, Israel se encuentra asechado desde todos los frentes: Irán, Hezbolá, BDS y el terrorismo palestino. Es hora de despertar y enfrentar la insidiosa contribución que hace la prensa a esta guerra.

image

AishLatino.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s