Moshe Dayan y el Monte del Templo.

image

Moshe Dayan erróneamente creyó que al dar la soberanía religiosa del Monte a los musulmanes él iba a distender el sitio como un centro del nacionalismo palestino.

¿Cómo puede un lugar tan sagrado convertirse en un dilema profano? En lugar de un único lugar de culto, es el escenario de un sinfín de enfrentamientos – entre Judíos y árabes no menos que entre los Judíos. En lugar de ser una fuente de inspiración para la piedad, es el foco de una guerra sobre quién puede adorar ahí, desde los musulmanes negando el acceso a los Judíos al Monte del Templo arriba, a los Judíos ultra-ortodoxos negando el acceso no ortodoxo al Muro Occidental abajo.

Por su parte, la Autoridad Palestina y sus medios de comunicación propagan la peligrosamente falsa acusación de que los Judíos planean apoderarse y destruir la mezquita de al-Aksa, lo que ha llevado a los que muchos se refieren como una tercera Intifada.

Programas de televisión para niños de Hamas – parte del aluvión de lavado de cerebro antisemita de la AP – han llevado a los niños palestinos de tan sólo 10 años a tratar de asesinar a Judíos en todo el país. Los aspirantes a “mártires” citan regularmente “defender al-Aksa” como su motivación.

Un arreglo realizado inmediatamente después de la Guerra de los Seis Días otorga acceso Musulmán ilimitado y derechos de oración en el Monte, mientras que tacañamente restringe el número de visitantes Judíos y prohibiéndoles incluso mover sus labios en silencio, no sea que los guardias musulmanes piensen que están rezando.

La idea era que una concesión era necesaria para salvar vidas. Sin embargo, la realidad creada por el entonces Ministro de Defensa Moshe Dayan era una afrenta a muchos Judíos religiosos, que rezaban todos los días “que el Templo sea reconstruido rápidamente en nuestros días.”

Los primeros actos de Dayan en el Monte del Templo fueron quitar la bandera de Israel que los paracaidistas de Motta Gur habían puesto en el santuario más alto y transferir a la compañía de paracaidistas que se suponía iban a ser puestos en el Monte.

Hoy el orden es mantenido por los guardias musulmanes que parecen pasar la mayor parte de su tiempo acosando a los visitantes Judíos y se hacen a un lado cuando la policía se ve obligada a intervenir con el fin de detener a los terroristas palestinos de lanzar piedras sobre los fieles Judíos en el Muro Occidental.

En ese momento, parecía una buena idea. Como Dayan dijo: “Hemos vuelto al más santo de nuestros lugares, para nunca separarnos de ellos otra vez…No hemos venido a conquistar los sitios sagrados de otros o para restringir sus derechos religiosos, sino más bien para garantizar la integridad de la ciudad y vivir en ella con otros en fraternidad”.

Como un laico, Dayan creía que la principal importancia del Monte del Templo con el Judaísmo era más como un lugar histórico que como un lugar sagrado. Lo que no resultó tan bien fue la cita de Levi Eshkol del Rabinato Principal como la autoridad de la disposición de los rezos en el Muro Occidental.

Sin tener en cuenta la campaña de hoy en día para el rezo igualitario, la lógica de que debe conducir inexorablemente al cambio, la prohibición de hoy sobre el rezo Judío en el Monte del Templo plantea la pregunta de por qué Dayan lo prohibió allí, pero no en la Tumba de los Patriarcas en Hebrón, donde tanto musulmanes y Judíos rezan y donde también hay una mezquita.

Dayan erróneamente creyó que al dar la soberanía religiosa sobre el Monte a los musulmanes él iba a distender el sitio como un centro del nacionalismo palestino.

El Alto Tribunal de Justicia confirmó el derecho teórico de los Judíos de rezar en el Monte. Al rechazar una petición de los Fieles del Monte del Templo en el año 2012, el tribunal dictaminó que cada Judío tiene el derecho de rezar en el Monte como parte de la libertad de culto y la libertad de expresión.

Pero el tribunal también dictaminó que estos derechos básicos no son absolutos y pueden ser limitados cuando la vida humana esté en riesgo.

La semana pasada en tan sólo un día 13 Judíos fueron retirados del Monte por rezar ilegalmente, y el gobierno jordano advirtió de inmediato a Israel de “serias consecuencias” si se violaba el status quo. La misma mañana un grupo de musulmanes también fueron retirados del lugar por acosar a los visitantes Judíos y cristianos. Este es el mismo Reino Hachemita que cedió a una demanda de la Autoridad Palestina y abandonó sus planes de instalar cámaras de seguridad a lo largo del Monte, que se había acordado con Israel como una contramedida al terrorismo.

De acuerdo con la ley Israelí, el Monte del Templo está bajo soberanía Israelí, e Israel tiene el derecho exclusivo de decidir quién tiene acceso a rezar allí. Es hora de que el gobierno corrija el miope error de Dayan logrando un acuerdo equitativo que permita a Judíos rezar en el Monte, al igual como los Judíos y musulmanes comparten el acceso a la Tumba de los Patriarcas en Hebrón.

Articulo del Jpost.

Anuncios

2 pensamientos en “Moshe Dayan y el Monte del Templo.

  1. Los israelíes han demostrado ser grandes lideres militares pero cuando se trata de política son los mas idiotas, como es posible que ganando la Guerra de los 6 Dias Moshe Dayan capitule como si la hubiera perdido y entregue la administración del Santo Monte Moria a los perdedores jordanos, como es posible que Ariel Sharon regale Gush Katif a los árabes gazaties, como es posible que Isaac Rabin haya estado dispuesto a regalar tierras a los “palestinos” por un papelito rotulado con la palabra paz?, Como es posible que Barak haya estado dispuesto a devolver Los Altos del Golan a Siria, Judea y Samaria con Jerusalem Este a los invasores árabes? que felizmente no aceptaron, los problemas que enfrenta Israel el dia de hoy es por los desaciertos políticos, entrega de tierras y creer que los musulmanes van a respetar la paz cuando ellos siguen el ejemplo de su profeta quien hizo la paz con los de la Meca y los ataco cuando estaban desprevenidos, llamando dicha acción traidora propia de todos los musulmanes como la Taquiya (la mentira) que es valida pára llegar a un propósito. Israel es una pequeñísima nación que no puede darse el lujo de regalar tierras ni ser idiota.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s