El Islam es Colonialista, por lo tanto “Palestina”es una fantasía de su Colonialismo.

image

Los musulmanes invadieron, conquistaron y se establecieron en Israel como lo hicieron en otros lugares, como por ejemplo la India, que tenían una población indígena. Los defensores de “Palestina” en realidad están luchando y promoviendo el colonialismo islámico.

En la Semana del Apartheid israelí, enemigos en los campus universitarios afirman estar luchando contra el “colonialismo” de los Judíos. El centro de Estudios de la Universidad de Columbia se dedica a un solo país “palestina” que no existe y que no produce nada que sea digno de estudio, excepto el terrorismo, cuenta con diatribas tales como “Palestina Re-descubierta”: “Esta frase, es un guisado tóxico de revisionismo histórico que se utiliza para justificar la colonización de los colonos musulmanes en desmedro de la población judía indígena. La población musulmana en Israel es una población de colonos extranjeros. La población judía indígena puede reubicarse en su propio país, pero no puede colonizarlo. 

Los musulmanes invadieron, conquistaron y se establecieron en Israel. Obligaron a imponer su lengua y sus leyes sobre la población judía indígena. Esa es la definición de colonialismo. Pero estos sinvergüenzas se quejan de que están siendo colonizados por los judíos nativos, que recuperaron el poder que se les había robado. Hay musulmanes en Israel por la misma razón que hay musulmanes en la India. Son los restos de un régimen colonial que desplazó a la población indígena no musulmana. 

No hay argumentos históricos serios que avalen a los musulmanes con respecto a sus reclamaciones. Las conquistas e invasiones musulmanas están bien documentadas. Los asentamientos musulmanes se ajustan a cada plantilla histórica del colonialismo, con la importación completa de una población extranjera y de un sistema social que se le impuso a la población nativa. Hasta que empezaron a perder las guerras contra la población judía indígena, los colonos musulmanes no se avergonzaban de su pasado colonial, y se vanagloriaban de ella. 

Su legado histórico se basa en aprovechar los sitios indígenas, apropiándose de ellos y cambiar el nombre de ellos, después de los nuevas conquistas. La única razón por la que hay un debate sobre el monte del templo, se debe a que el califa Omar conquistó Jerusalén y ordenó levantar una mezquita en un sitio sagrado judío. La única razón por la que hay un debate sobre Jerusalén Este, se debe a que los ejércitos invasores musulmanes se apoderaron de la mitad de la ciudad en 1948, bombardearon sinagogas y aplicaron una limpieza étnica de la población judía, e impusieron una mayoría de colonos musulmanes artificial. 

La única reivindicación musulmana de Jerusalén o cualquier otra parte de Israel, se basa exclusivamente en la empresa de la violencia colonial islámica. No existe ningún derecho musulmán a Israel basándose en otra cosa que no sea el colonialismo, la invasión y colonización. Israel está lleno de mezquitas de Omar, incluyendo una construida en el patio de la iglesia del Santo Sepulcro, porque el Islam es una entidad colonial cuyas mezquitas dan testimonio de su orígenes invasivos que celebran a el colonialismo como su verdadera religión.

La fe del Islam es la religión jurada de la espada. El Islam es una religión de colonialismo que se extendió a través de la invasión, la liquidación y la conquista de países con sus poblaciones originales, entre ellos el califa Omar, así como ISIS, que ejercen su autoridad religiosa al servicio de la empresa colonial Islámica.  Alá es el dios patrón del colonialismo. Yihad es sólo colonialismo árabe. La teología islámica no es más que el destino manifiesto de la conquista musulmana del mundo, las empresas de asentamiento colonial vestidas con la parafernalia de la religión, a evaporado y se a apropiado de la cultura de las minorías judías y cristianas conquistadas. 

El terrorismo musulmán es una respuesta reaccionaria colonial a los movimientos de liberación de la población judía indígena. 

Incluso “Allahu Akbar” no se originó como una exclamación religiosa. Esto no quiere decir “Dios es grande”, ya que a menudo es mal traducido. Fue una burla de Mahoma a los Judios de quienes hizo una limpieza étnica. Su purga de un grupo minoritario demostró que “Allah es mayor”. 
El colonialismo islámico se utiliza para demostrar la existencia de dios. Y la mejor manera de adorar a dios es a través del colonialismo de la Yihad. El Islam no habría existido sin el colonialismo. Todavía no puede existir sin él. Por eso, la violencia continúa.

La única manera de poner fin a la violencia es que los musulmanes rechazen su teología del colonialismo. Pero en lugar de tomar posesión de su historia real, la población de colonos musulmanes evade su culpabilidad mediante la propaganda, afirmando ser víctimas del colonialismo por parte de la población judía indígena. Este revisionismo histórico torcido a conveniencia, está respaldado por un extraño sin sentido, afirmando que los árabes son descendientes de los filisteos. 

Los colonos musulmanes insisten en continuar luchando contra el colonialismo, mientras que afirma ser la población indígena que siempre a viviendo en Israel.  Usted puede tener uno o el otro. Usted puede tener sus mezquitas que celebran la conquista y la represión de la población indígena o sus pretensiones de ser la población indígena.
Pero no se puede pasar de ser la población indígena a ser sus conquistadores siempre que se adapte a su relato pseudo-histórico. No se puede pretender ser los filisteos, los Judios y sus conquistadores islámicos al mismo tiempo. Desde sus orígenes romanos, “Palestina” siempre ha sido una fantasía colonial impuesta sobre Israel, para ser borrado y no rehacer su identidad original judía. 

Los mercenarios árabes que fueron desplegados por los romanos en esa empresa colonial original, siguieron al convertirse en conquistadores autónomos para su propio imperio colonial. El nombre “Palestina” sigue siendo una solución lingüística para volver a imaginar un país sin un pueblo judio y un pasado como una pizarra en blanco en la que la identidad colonial de los invasores se puede escribir de nuevo. Eso sigue siendo el papel que el mito y la mitología de la “Palestina” nos vende.  

Abdul Rahim al-Shaikh se queja de “colonialismo lingüístico”. Cuando los musulmanes cambiaron el nombre de Eliseo, una figura bíblica judía, como Ein-Sultan en honor de una potencia colonial Islámica, que es el colonialismo lingüístico. Cuando los Judíos restauraron los nombres indígenas originales, que los sitios judíos tenían antes colonialismo musulman, eso no es colonización. Es exactamente lo contrario. Es descolonización.  La promoción de las reivindicaciones míticas de un “Estado palestino” no es descolonización, es colonización. O recolonización. Los defensores de “Palestina” no están luchando contra el colonialismo, pero si a favor de su promoción.

Ellos abogan por una fantasía de los colonos musulmanes desacreditada y en contra de la población judía indígena de Israel. Abdul Rahim al-Shaikh se queja de “amnesia geográfica” entre los “palestinos”. No hay amnesia geográfica porque no se puede recordar lo que nunca existió. Sólo hay un recuerdo fallido porque nunca hubo un país llamado “Palestina”.  “Palestina” no tiene historia. No tiene la gente. No tiene fronteras. Nunca ha sido nada más que un invento colonial. Es un nombre utilizado por una variedad de colonos extranjeros que operan en nombre de los imperios coloniales. No se puede colonizar “Palestina”. ¿Cómo se puede colonizar un mito colonial? Sólo se puede descolonizar la misma.

Cada hogar judío construido en un terreno que antes estaban bajo el control de los Califas es la descolonización y descalifacion. Cuando Judíos ascienden a el Monte del Templo, también están participando en la descolonización y descalifacion. En realidad se esta luchando para impedir la instauración de otro Estado islámico en Israel, esto también es descolonización, resistencia al terrorismo islámico y resistencia al colonialismo.

Los Judios tienen la historia más larga de resistencia a el Estado Islámico, con sus diferentes Califas a largo de la historia. Israel todavía se resiste a los planes yihadistas colonialistas para restaurar Califatos. Sionismo es una máquina que mata el colonialismo islámico. La existencia de Israel no sólo significa la descolonización de fantasías coloniales imaginarias, como “Palestina”, también inspira la resistencia de los pueblos que luchan contra el colonialismo islámico en toda la región, a partir de los coptos, los bereberes a los intelectuales seculares que luchan por la libertad. El colonialismo islámico siempre ha sido derrotado, ya sea en las puertas de Viena o en el desierto del Sinaí. Sus fantasías coloniales son falsas y serán vencidos tantas veces como sea necesario, ya sea en forma de “Palestina” o de ISIS.

Anuncios

Un pensamiento en “El Islam es Colonialista, por lo tanto “Palestina”es una fantasía de su Colonialismo.

  1. Conviven en Israel las bestias salvajes del Islam, su doctrina de muerte y terrorismo a cobrado muchas vidas a lo largo de la historia.
    Es tiempo de gritar basta YA !..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s