La ocupación árabe islámica de la tierra de Israel

image

Los antisionistas acusan al Estado de Israel de carecer de legitimidad internacional, ignorando así deliberadamente la Declaración Balfour de 1917, la Conferencia de San Remo de 1920, y el plan de partición aprobado por las Naciones Unidas en noviembre de 1947.

La Declaración Balfour es rechazada por ser una declaración unilateral de la Gran Bretaña, y el plan de partición nunca fue aceptado por las naciones árabes. Respecto a la Conferencia de San Remo, está prácticamente olvidada por sionistas y antisionistas, a pesar de que es el más importante fundamento de la legitimidad del Estado de Israel.

Haciendo un poco de historia, recordemos que, hasta comienzos de la Primera Guerra Mundial, el Medio Oriente era una provincia del imperio turco. Los turcos cometieron el error fatal de participar en la guerra al lado de Alemania (en la Segunda Guerra Mundial, habiendo aprendido su lección, se declararon neutrales). Fueron derrotados por los franceses y los británicos que quedaron en control del Medio Oriente.

El Primer Ministro de Gran Bretaña, el de Francia, el de Italia, y el embajador del Japón se reunieron en San Remo, Italia, entre el 19 y el 26 de abril de 1920 para decidir el futuro de las ex–provincias otomanas del Medio Oriente, y determinar los mandatos para su administración.

Gran Bretaña y Francia reconocieron la independencia provisional de Siria y de Mesopotamia, y recibieron mandatos para administrar los territorios del Medio Oriente, incluyendo los distritos otomanos del sur de Siria, a los cuales llamaron Palestina. Francia recibió el mandato sobre Siria que incluía lo que hoy es el Líbano. Gran Bretaña fue encargada de administrar Palestina y los distritos que luego formaron el reino de Irak.

La Conferencia confirmó la Declaración Balfour del 8 de noviembre de 1917 y estableció un hogar nacional para el pueblo judío en Palestina, cuyo territorio comprendía ambos lados del Jordán, incluyendo lo que hoy es Jordania, y la franja de Gaza.

Las decisiones de la Conferencia fueron confirmadas por la Liga de las Naciones en julio de 1922 y aceptadas por la derrotada Turquía en el tratado de Lausanne en 1923.

En 1922 los británicos cercenaron la Transjordania, creando un emirato que fue entregado a Abdala I, miembro de la familia hashemita que había sido expulsada por Ibn Saud, de lo que hoy es Arabia Saudita. En 1946 el emirato se convirtió en reino, cuyo nombre hoy es Jordania, y cuya población, en su gran mayoría, es árabe palestina, (una minoría, incluyendo a la familia reinante, son descendientes de beduinos y árabes provenientes de Arabia Saudita). Judea y Samaria (Cisjordania) continuó siendo considerada Hogar Nacional del pueblo judío, pero fue nuevamente dividida en 1947 por el plan de partición de las Naciones Unidas. Lo que hoy es Israel es una pequeña parte del territorio que la Conferencia de San Remo había reservado para el pueblo judío.

Esta conferencia incorporó la Declaración Balfour de 1917, con la obligación de aplicarla, convirtiéndola así en un acto de derecho internacional, que otorga al pueblo judío la soberanía de iure sobre Palestina; y
los árabes reciben equivalentes derechos nacionales en Siria (con el actual Líbano incluido) y Mesopotamia (actual Irak), también sujetos a mandato.
Hoy la Resolución de San Remo sigue siendo relevante para entender el status de Israel bajo la ley internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s