Taqiyya. Como mentir a los “Infieles”

hg

Para los musulmanes observantes, Alá los define en el Corán como la mejor creación que realizó en este mundo.

El concepto de AL TAQIYYA

Así lo citan, Alá los describe en el Corán, en el Sura (Capítulo) 3, versículo 110 que afirma: “Ustedes son las mejores personas que hayan existido en la humanidad”…

Bien, pero según el Corán y Mahoma ¿Qué dice Alá de nosotros los no-musulmanes, los judíos y cristianos? Alá nos define en el Corán y así nos consideran sus eruditos religiosos y clérigos, como las peores de todas las criaturas, según dicta el Sura 98:6 – “Verdaderamente, aquellos “No Creyentes” (en la religión del Islam, el Corán y del Profeta Mahoma) entre los pueblos de la escritura (judíos y cristianos) y los Al-Mushrikum, permanecerán en el fuego del infierno. Ellos son las peores de las criaturas”.

Entonces, siguiendo los enunciados planteados por Alá y el Profeta Mahoma, los musulmanes son las mejores criaturas que hayan existido y nosotros los no-musulmánes, los cristianos y judíos, somos los peores seres que haya creado Alá.

No habiendo una igualdad en la humanidad por cuestiones sagradas, por lo tanto, no podrán invocarse los principios occidentales de igualdad, del principio democrático de que todos los individuos somos iguales ante la Ley, ni de los Derechos Humanos, ni de las prerrogativas legales, ni las garantías individuales, ni de tolerancia, ni democracia, ni respeto a las minorías, etc., porque no hay igualdad ante la ley, ni podemos ser juzgados por las mismas instituciones y de acuerdo a Alá y al Corán no hay una relación entre iguales, entre creyentes e infieles, ni amistad sincera entre los musulmanes y no-musulmanes. Este es el orden social, político y legal, según dicta Alá a los musulmanes y a los no-creyentes.

De allí que Alá, refiera en el Corán en 12 ocasiones la prohibición de amistad entre los musulmanes y los infieles (judíos, cristianos, etc) basado en esta condición de superioridad. Una de estas instancias del Corán Sura (Capítulo) 5 versículo 51, versa: “¡Oh tú creyente en el Islam! No tomes como amigos a los cristianos y judíos, ellos son amigos entre sí…..”, ver también el Sura 3 Ver 28: “Que no tomen los creyentes como amigos a los infieles, en lugar de tomar a los creyentes, quien obre así no tendrá ninguna participación en Alá, a menos que tengáis algo que temer de ellos”. Ver también Corán 5:80; ,3:118; 9:23.

Pero la misión del Islam ante los Infieles es su conversión, por lo que para el bien del Islam, no es propio que estas enseñanzas hostiles se ventilen a los infieles en forma abierta y para facilitar el proceso de conversión, se valen de un instrumento llamado Taqiyya, que es una maniobra para hacernos creer que, sí son nuestros amigos, portándose amablemente, pero únicamente para fines de proselitismo religioso. La Sharía (Ley Religiosa, la Halajá musulmana) tiene la solución al respecto a fin de hacer presentable el Islam a los inferiores diminutos infieles, cristianos, judíos y demás. También, como lo expresa el Sura 3, ver 28, citado que menciona y ordena implícitamente que en condiciones de ser débiles, por la superioridad de los infieles se adopte una táctica, de parecer amistad, de simularla, para fines de sobrevivencia. Debo decir, que según los expertos, el primer acto de Taqiyya está en la traducción del Corán a otras lenguas no arábicas, por los fines citados. Todas las traducciones, sin excepción, endulzan sobremanera, el lenguaje violento original contra los no-musulmánes.

En la Sharía (Ley religiosa musulmana) leemos en el Tratado Abú Darda:

“Sonreímos nuestras caras a algunos no-musulmanes, aunque nuestros corazones los maldicen”. El Primer Biógrafo de Mahoma refiere la orden de Alá mandada a través del Profeta.

“ A los musulmanes se les permite mostrar simpatía amistosa externamente (a los no creyentes), pero NUNCA internamente.”

Es precisamente esta superioridad de los musulmanes para los infieles que a los primeros se les permite agredirlos, esclavizarlos, robarlos, violar y robarse a las mujeres, etc. Se dice en el Corán: Sura 48 ver 29, Mahoma es el enviado de Alá; sus compañeros son severos para los infieles (no musulmanes) y llenos de amor entre sí.

El Corán llega al extremo de llamar a la guerra a muerte (qātilū) a los infieles por el simple hecho de nuestras creencias, ver Sura 9, versículo 29:
“Hacedle la guerra a matar (qātilū) a los que no creen en Alá ni en el día del juicio, a los que no consideran prohibido lo que Alá y su profeta han prohibido y a aquellos hombres de las Escrituras (judíos y cristianos) que no profesan la creencia de la verdad(Islam). Hacedles la guerra hasta que paguen el impuesto religioso (Yitzia), a todos sin excepción, hasta que estén humillados”.

Haciéndoles la aclaración que estos son de los últimos escritos que entregó Alá a Mahoma, por lo que según la Jurisprudencia de la Sharía, anula todos los versículos anteriores de tipo pacifista que existen el Corán.

Muchos musulmanes, sobre todos los occidentalizados, no toman en serio estos versos de sus
libros sagrados, pero Mahoma, los Imanes, Mulás, los Clérigos y los eruditos islámicos, sin duda
para nada eran y son palabras vacías, sino realidades religiosas e incorporadas a su programa de
vida.

Entonces, aplicando estos conocimientos a la realidad internacional, tenemos el caso de Irán. ¿Es sincero Irán al decir que están trabajando en su programa nuclear únicamente para fines pacíficos?

Veamos, según anunció recientemente el presidente Netanyahu, en el mundo hay 17 países que también están desarrollando su energía nuclear. Sin embargo, ninguno de ellos, lo está trabajando mediante las centrifugadoras para separar los 2 isótopos del Uranio 235, excepto Irán, ni tampoco están desarrollando un reactor exclusivo del elemento químico Plutonio, que es el elemento útil sólo para fabricar bombas atómicas. Más bien, los hechos indican (no las palabras que profieren) que están desarrollando armas atómicas.

¿Es la nueva retórica del nuevo Presidente Iraní Hassan Rouhani, Taqiyya, al saber que Estados Unidos prepara una guerra contra Irán? Críticos de Israel como Caroline Glick, mencionan que la nueva política iraní es una forma inteligente de engañar a los políticos occidentales.

En Occidente, creemos que los otros pueblos son muy parecidos a nosotros, porque de alguna manera tenemos una educación basada en la regla de oro. Son principios occidentales de ética, que tiene similares principios en las culturas China, Budista e Hindú, basados en “No hacerle a los demás lo que no desean que te hagan a Tí”. Es parte del Tikum Olam.

Incluso actualmente el que uno no los aplique, es considerado por los demás un “racista” “intolerante” y en su relación con los musulmanes se cataloga de “islamofóbico” un “retrasado social”, “nazi”, “derechista”, “incivilizado”. Eso sería verdadero y correcto si no existiera el Islam. Porque como vimos, son ellos los que no nos consideran sus iguales y siempre hemos de tener esto en cuenta en nuestras mentes al realizar cualquier interacción en general con ellos.

Esto ha provocado dos corrientes de opinión de los judíos en Israel y de los críticos en el mundo, que abordan de manera diferente el problema Israel-Palestina, el de Irán y el del Islam en general.

Por un lado están los que ignoran los principios religiosos supremacistas musulmanes y por el otro, aquellos que son una minoría, que conocen los fines supremacistas y que piden un trato especial muy bien meditado, considerando los fines no pacíficos y supremacistas del Islam.

En la primera corriente están el Presidente Netanyahu, la periodista Caroline Glick y otros. Al parecer una parte (no todos) de los judíos en Norteamérica, de los movimientos reformistas y conservadores, muchos militantes de izquierda, etc. que presionan a Israel para que se retiren los asentimientos en Samaria y Judea, y que se otorguen estos territorios a los Palestinos, pertenecen a la segunda categoría. Esta diferencia no fuera importante, sino fuera porque cualquier decisión que se haga en el proceso de paz, tanto con los Palestinos, como con Irán, va de por medio la existencia del propio Estado de Israel.

Bien por el Presidente Netanyahu, quién conoce bien que bajo la sonrisa de Hassan Rouhani se esconde una estrategia de guerra envuelta en una simulación, de amabilidad bien pensada. La Taqiyya totalmente desarrollada y elaborada. Hasan Rouhani puede parar totalmente el programa nuclear, pero con fines estratégicos, sin que nadie lo advierta, ocultamente meses después lo reanude, dando la sorpresa en el futuro próximo que Irán ya logró un arma nuclear.

Deduzco esto en base de las declaraciones del máximo jerarca Ayatola Khamenei, que ha mencionado que Irán debe desarrollar armas atómicas. Irán, un estado que aún lapida mujeres adúlteras y apóstatas haciéndose de un arma nuclear, la misma Inquisición con bombas atómicas.

Anuncios

Un pensamiento en “Taqiyya. Como mentir a los “Infieles”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s