​Un mundo fracturado se une contra Israel

Israel obtiene el dudoso crédito de unir a gran parte del mundo en lo que están de acuerdo: calumniar a Israel.

El mundo está fracturado a lo largo de las líneas étnicas, religiosas, económicas y políticas. Europa occidental y la Rusia de Putin están luchando entre sí en una guerra de propaganda. El mundo islámico está implosionando a lo largo de las líneas sunitas y chiítas. América Latina se divide entre los países pro-Occidentales y los regímenes de estilo populista venezolano izquierdista. La propia Europa está fracturada entre el liberalismo y el populismo.

Pero el mundo está unido detrás de una sola cuestión: atacar al Estado de Israel.
En el Consejo de Seguridad de la ONU, el mundo se unió y decidió demonizar a Israel y los judíos, esos ladrones, aprobando una resolución que considera “ilegal” la presencia judía en las tierras liberadas en 1967. Los Estados Unidos por primera vez en cuarenta Años decidió no proteger a Israel con su veto. Significaba abandonar a los judíos a su destino.

Los países europeos, estos cementerios del pueblo judío durante el Holocausto, se abstuvieron juntos en otra resolución reciente de la Unesco que borró 4.000 años de historia judía de Jerusalén.
No hace mucho, 70 países acordaron y se reunieron en París para crear un tribunal internacional que culpara a Israel por la situación en el Medio Oriente.

Durante muchos años, las democracias occidentales han visto a Israel como la expresión de los más altos valores de la cultura occidental. Ahora es como si la mayor parte del Occidente haya decidido deshacerse de Israel, como si tuviera que distanciarse del Estado judío. Para la sed de energía, para el cínico cálculo político, para la demagogia, Occidente ha aceptado acciones que sirven para empujar a Israel al margen del consorcio internacional.

Hace 70 años Adolf Hitler conquistó Europa y envió a sus secuaces para arrestar a los judíos, deportarlos a los campos de concentración y quemarlos en los crematorios. Hitler no encontró ninguna resistencia en su camino: los franceses voluntariamente cooperaron para matar a los judíos, Eichmann y algunos otros funcionarios fueron capaces de destruir a la comunidad húngara de medio millón de judíos, en los Países Bajos muy pocos judíos regresaron de los campos de concentración.

Es difícil de probar, pero probablemente Hitler fue el instrumento de la propia conciencia y el deseo de Europa de librarse de los judíos. Ahora el mundo se está moviendo detrás de la bandera “Muerte a Israel”.

Hace unos días, en la ciudad alemana de Wuppertal, un tribunal estableció que tres palestinos alemanes que habían incendiado una sinagoga en julio de 2014 lo hicieron para llamar “atención al conflicto de Gaza” y que atacar una sinagoga a 3.000 millas de Israel NO era antisemitismo, sino una legítima crítica por las acciones de los judíos israelíes.

Es importante recordar a los gobiernos democráticos y a sus opiniones públicas, principalmente a los europeos, que cumplan con sus responsabilidades hacia el pueblo judío, que sean conscientes de que Israel es nuestra frontera. Es la responsabilidad del gobierno de Israel avergonzar a aquellos que en Occidente están tratando a los judíos de chivos expiatorios.

🅰 Autor: Giulio Meotti

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s