La UNESCO dio luz verde para asesinar israelíes en el Monte del Templo

Las dos resoluciones de la Unesco sobre el Monte del Templo de Jerusalén, que confieren al Islam la soberanía absoluta sobre el lugar más sagrado del judaísmo, no mencionaron el hecho de que los ataques terroristas “en nombre de la mezquita de Al Aqsa” ya habían contado miles de víctimas en Israel. Que este “noble santuario”, un símbolo religioso, es un imán de disturbios políticos, que nunca ha sido el caso en el Muro Occidental (los musulmanes nunca han sido atacados desde abajo, mientras que los musulmanes han arrojado piedras a los judíos muchas veces ).

Pero con el ataque terrorista del pasado viernes, el terrorismo palestino dio un salto de calidad: el uso de las mezquitas como preparación para matar a dos agentes de policía israelíes. Para el Islam radical y los palestinos, estos lugares son la base del terror contra Israel. El uso palestino de los lugares sagrados se remonta a la era del Gran Muftì de Jerusalén, el aliado de Hajj Amin al Husseini, que escondió armas y terroristas en las mezquitas. El jeque Yusuf al Qaradawi, gurú de la Hermandad Musulmana de la que nació Hamas, teorizó el papel de la mezquita en la Jihad, mientras que el ayatolá Jomeini, inspirador de la Jihad Islámica Palestina, definió la mezquita como “fortaleza de la Jihad”.

En el último mes, Londres organizó dos manifestaciones islamistas dedicadas a Al Aksa, donde un imán sudafricano llamó a los judíos “pulgas”. En su guerra contra Israel, incluso en Gaza Hamas hizo uso de las mezquitas. La mezquita al Tafweek fue destruida por Israel porque se utilizó como rampa de lanzamiento. Se encontraron misiles en el púlpito de madera de la mezquita de Atatür.

¿Y cómo olvidar lo ocurrido en 2002 en la Basílica de la Natividad de Belén, el sitio del segundo lugar sagrado del cristianismo?

Ocurrió durante uno de los meses más dramáticos para Israel, en marzo de 2002, en el que 132 civiles y soldados israelíes murieron en ataques palestinos, muchos organizados en Belén. El lugar sagrado cristiano en Belén fue mantenido como rehén y utilizado por los terroristas. Se encontró a Ibrahim Musa Abayat, el oficial responsable del asesinato del oficial Yehuda Edri, y Nidal Abu Ahmed Galif, uno de los perpetradores de los ataques suicidas en Kiryat Yovel y Beit Yisrael en Jerusalén, donde familias judías enteras fueron destruidas.

En la prensa italiana, Giorgio Forattini publicó una caricatura en la que Jesús observaba un tanque israelí con la estrella de David, preguntándose si lo crucificarían de nuevo. En Dinamarca, un obispo luterano pronunció un sermón en la catedral de Copenhague, comparando el primer ministro israelí Ariel Sharon con el Herodes bíblico. Toda la jerarquía católica demonizó a los judíos, no a los terroristas, por el asedio.

Las resoluciones antisemitas de la Unesco son sólo el último ejemplo de una ofensiva de la que Israel ha sufrido y que no sólo ha tratado de aislarla en la opinión pública internacional, convirtiéndola en un usurpador de lugares sagrados, sino también aclarando la idea en el mundo que El uso de las mezquitas por la violencia y el terror está legitimado por la idea de que estos son “amenazados” por los “enemigos del Islam”. Lean: los judíos, “los hijos de los cerdos”.

📝 AUTOR: Giulio Meotti

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s