Experto prevé 50 ataques diarios si la AP y Hamas se reconcilian.

El primer ministro Rami Hamdallah, de la Autoridad terrorista Palestina (AP), junto con una delegación de 460 miembros, se reunirá el lunes con el grupo terrorista islámico Hamas para las conversaciones de reconciliación. Las dos facciones palestinas están preparadas para discutir un gobierno de unidad, negociado por Egipto, en el que el control de la Franja de Gaza sería transferido a la Autoridad Palestina, una medida que se ha intentado en numerosas ocasiones inútilmente.

Hamas, radicada en la Franja de Gaza, es señalada como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, que comete atrocidades contra su propio pueblo y el Estado de Israel, incluyendo el uso en Gaza de escudos humanos y el asesinato de hombres, mujeres y niños israelíes .

Si tiene éxito, la participación de Hamas en el nuevo gobierno palestino plantearía otra barrera para una solución pacífica entre Israel y los árabes palestinos. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que está dispuesto a negociar con la Autoridad Palestina, pero sostiene que Israel no negociará con un gobierno palestino que incluya a Hamas, cuyos credos antisemitas y anti-israelíes están en la esencia de su estatuto, hasta que reconozcan a Israel y renuncien al terrorismo.

David Bedein, experto en Medio Oriente y jefe de la Agencia de Noticias de Recursos de Israel, calificó la reconciliación como un “plan abierto para la coordinación de actividades terroristas”, postulando: 

“¿Cómo pueden dos organizaciones terroristas reunirse para planear actividades de asesinato en masa? lo llaman un gobierno de unidad?


“Nadie en Israel está listo para esto, habrá mucha gente muerta en un esfuerzo organizado, sistemático y armado de grupos terroristas que se unen para asesinar judíos”.

Bedein ve esto como la “próxima etapa” de la guerra árabe-israelí. “El significado es simple”, dijo. “Todas las fuerzas árabes la OLP, la AP, Hamas, Hezbollah, la Jihad Islámica y los árabes israelíes estarán coordinados e Israel no está psicológicamente preparado para absorber 50 ataques terroristas al día”.

Los intentos previos de reconciliación entre la Autoridad Palestina y Hamas son numerosos, incluido un intento de un “gobierno de consenso nacional” en abril de 2014, pero Hamas y la Autoridad Palestina han expresado de manera independiente su confianza en la nueva ronda de negociaciones.

En 2006, Hamas fue elegido en Gaza como una alternativa menos corrupta a Fatah, el partido político palestino que Mahmoud Abbas encabeza. Hamas ofreció hospitales, escuelas y comedores para los dos millones de habitantes de Gaza, mientras que los líderes de Fatah se apropiaron de dinero. 

Desde su llegada al poder después de un derrocamiento sangriento del mandato de la Autoridad Palestina, Hamas ha movilizado a su pueblo contra el Estado de Israel tanto militar como ideológicamente.

Por otro lado, el enviado especial de Naciones Unidas para Oriente Medio, Nickolay Mladenov, considera positivamente la reconciliación. Mlandenov dijo de las negociaciones, “Si nos perdemos esta oportunidad, no creo que otra oportunidad llegará en cualquier momento pronto.”

El gobierno de unidad es visto como beneficioso en Gaza, donde la población sufre condiciones miserables de vida, superpoblación y destitución a manos de su liderazgo. Debido al historial probado de Hamas de importar ilegalmente armas, la Franja de Gaza está bajo el bloqueo egipcio e israelí y por lo tanto sufre de escasez de electricidad y agua (cinco horas de electricidad por día y agua corriente sólo uno a dos días a la semana) privación económica (tasa de desempleo del 44 por ciento).

En un esfuerzo por obligar a Hamas a llegar a la mesa de negociaciones, este verano la Autoridad Palestina dejó de pagar a Israel por su suministro de electricidad en Gaza, dejando a Hamas con poca alternativa pero para acercarse a la AP en la aprehensión de la agitación social de Gaza.

La reunión sigue a una década de hostilidad, y a veces de violencia, entre los partidos palestinos, con la Autoridad Palestina, encabezada por Mahmoud Abbas, gobernando en Cisjordania, y Hamas gobernando Gaza. Una vez concluido el acuerdo de unidad, la Autoridad Palestina ha acordado continuar con los pagos de electricidad, reanudar los pagos de salarios de los funcionarios de Gaza y suspender los pagos a los funcionarios de Gaza, y agilizar el proceso de atención médica fuera de Gaza para sus residentes.

Aunque Estados Unidos no ha mostrado oposición a las conciliaciones, cualquier acuerdo sin desarmar el ala militar de Hamas sería un problema importante a los ojos de los Estados Unidos, Israel y la comunidad internacional.

No está claro si Hamas está preparado para desarmar y transferir el control de las fronteras de Gaza a la AP, una condición previa para un gobierno de unidad. Mientras que el alto funcionario de Hamas, Mussa Abu Marzuq, dijo que el desarme no es negociable, la AP sostiene que en un gobierno de unidad, la seguridad tendría que ser mantenida “sin ninguna interferencia de ninguna facción”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s