No quiero vivir en una Europa en donde los judíos huyen

En Francia hay una limpieza étnica antijudía. Incluso el New York Times lo notó y dedicó un artículo completo sobre el tema.

En Aulnay-sous-Bois, 100 familias judías permanecen de las 600 que existían en el año 2000.

En Le Blanc-Mesnil, los judíos descendieron a 100 de un total de 300 familias.

En Clichy-sous-Bois, quedan 80 familias de las 400 que vivían allí.

En La Courneuve, de 300 a 80.

Ouriel Elbilia, un rabino, dice que su hermano en Clichy ahora ya no oficia en los servicios religiosos en la sinagoga, ya que no queda un solo judío.

50,000 judíos franceses se fueron a Israel desde el 2000 hasta hoy.

“En los últimos 20 años, comunidades enteras se han mudado”, dijo Ariel Goldmann, quien dirige la agencia de servicios sociales judíos en Francia. “Estos lugares se están vaciando”.

¿Dónde están los antirracistas profesionales? ¿Dónde están los europeístas? ¿O tal vez el antirracismo en Europa se aplica a todos excepto a los judíos, la minoría más antigua y más importante de nuestro continente pobre y a la deriva?

En Le Havre, Francia, otro ataque a una sinagoga acaba de ocurrir, grafitis con lemas como “no a los sionistas, no a Israel”, banderas palestinas e incluso agujeros de bala que impactaron un buzón. La vergüenza francesa no tiene fin.

Hemos importado de Oriente Medio, aquí en nuestra una vez hermosa Europa, el odio islámico antisemita, dejando una supremacía y una contra-sociedad agresiva creciendo dentro de la nuestra. Y ahora pagamos las consecuencias, después de que nuestras élites han acariciado y cosechado esta violencia.

Mientras tanto, nuestros periódicos guardan silencio, ignorando cuál es una de las mejores historias de nuestro tiempo, el nuevo antisemitismo francés.

Los islamistas que atacaron una iglesia en Rouen, masacraron al padre Hamel al pie del altar, son los mismos que atacan las sinagogas, las casas y las escuelas de los judíos, matándolas (ya 13 víctimas).

La misma Europa, vergonzosamente callada sobre su propio antisemitismo interno, está muda sobre que Hamas dispare cohetes contra las sinagogas y las casas del sur de Israel. Israel es el único, repito, el único país del mundo cuyo mapa geográfico está subdividido por sectores cuyas demarcaciones son el tiempo calculado para encontrar un refugio de un misil.

Cuando suena la sirena, los residentes de Ashkelon tienen 30 segundos para encontrar una habitación segura. Beersheva tiene un minuto. Para los residentes de Eshkol, 15 segundos es el tiempo máximo. 10 segundos, tal vez menos, es una estimación más precisa. En Kerem Shalom, donde escuchaste la alarma probablemente sea demasiado tarde. En Nahal Oz, una vez que suena la sirena antiaérea, tienes 7 segundos para llegar a un refugio.

Judios huyendo de sus propias casas en Francia. Judíos refugiados en sus propias casas en Israel. Esa es la historia del antisemitismo contemporáneo.

Autor: Giulio Meotti

Anuncios

Una respuesta a “No quiero vivir en una Europa en donde los judíos huyen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s